Maestro Reiki

reiki

Maestro Reiki
Todos somos Reiki

Reiki es experiencia, sentir, vibrar, es dar y recibir.
Es el viaje de tu vida que inicias con un maestro Reiki

Carme Vila

Hace casi diez años que escuché la palabra Reiki por primera vez. Fue en Montserrat, al final de una formación en Pedagogía Sistémica, mi compañera de mesa compartía su experiencia de sanación, y yo la escuchaba embelesada.

Mi primera maestra Reiki

Después de las vacaciones, alguien me explicó que estaba recibiendo sesiones de Reiki y que su terapeuta, Anna, también impartía formación. Contacté con Anna, mi primera maestra y gracias a ella empecé este viaje.

Sus clases me resultaban místicas y mágicas a la vez.

Me di cuenta que el manual era lo de menos, porque Reiki es experiencia, sentir, vibrar, es dar y recibir, como la vida, por eso mismo, todos somos Reiki.

Mis primeras prácticas fueron un tanto desalentadoras, ya que durante mucho tiempo no sentí nada, mi mente no paraba de cuestionarse como lo estaba haciendo y al final, me quedaba en el confiar y el practicar una y otra vez.

La ayuda

Con el tiempo, mis manos empezaron a percibir cosquilleos, calidez, energía. Al hacer Reiki vi que estaba ayudando y esto me hacía sentir bien.

Qué curioso, un acto de amor puede hacerte sentir egoísta, por el bienestar que acabas recibiendo tú.

Además, como madre, me empoderó el saber que tenía un recurso más para acompañar a mis hijos cuando no se sentían bien.

El maestro Reiki

Acabé mi formación con Ana, agradecida y con ganas de más y justo en ese momento conocí a Jordi, mi segundo maestro.

¡Qué suerte poder conocer a personas tan distintas y tan complementarias, en una formación tan experiencial! Percibí las enseñanzas de Jordi muy amenas y pedagógicas.

De él recibí la maestría, con el compromiso de formar a todas aquellas persones, que como yo, sintiesen inquietud por aprender a sanar a través de la energía universal.

Jordi hablaba de la formación en Reiki como de un viaje que se hace en tren, hay personas que sienten que pueden apearse en la primera parada, el cuerpo físico y sus sensaciones, otras que exploran un poco más hasta llegar a la parte más mental y emocional, las hay de más atrevidas, que siguen hasta el destino espiritual.

Y finalmente la parada de la maestría, para aquellas que disfrutan, no solo haciendo de terapeutas, sino también enseñando todo lo que han aprendido.

reiki-viaje-tren

Sin embargo, permitidme confesaros que lo que más me estimula del este viaje es que el tren no tiene destino, con lo cual Reiki puede ser, si tú quieres, el viaje de tu vida, un viaje que parte del amor y del deseo de acompañar a los demás y a uno mismo, ¿te animas?

Puedes consultar todos los datos de nuestro curso de primer nivel de PNL Reiki haciendo clic en este botón:

Reiki (nivel 1)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.