Mapas y territorios en PNL: el peón encontrado de Berta

Mapa y terrirotrio en PNL

Mapas y territorios en PNL: el peón encontrado de Berta

La PNL parte de una serie de presuposiciones cuya importancia no se basa en su certeza o falsedad sino exclusivamente en su utilidad. Una presuposición de la PNL es que la realidad (el territorio) es distinto de mi experiencia de la realidad (el mapa)

Tiempo de lectura estimado: 10 minutos

PNL: mapa y territorio (Pilar Morales)

El primer recuerdo que tengo de Berta es su presencia en mi clase de Practitioner, sentada en primera fila, cerca de la puerta de cristal que daba al patio por el que entraba la luz. Recuerdo sus ojos muy abiertos y su mirada profunda e interesada por todo lo que ocurría.

En esos ojos y en esa mirada yo veía la curiosidad ericksoniana que me parece imprescindible como actitud de los practicantes de PNL. Es la preciosa mirada del que asume el reto de lanzarse a la aventura que supone tanto el propio autodescubrimiento como el acompañamiento a otras personas en sus procesos de cambio y excelencia.

Apertura, Curiosidad y desafío

Ahora que escribo esto sobre la curiosidad en los ojos de Berta ha venido hasta mí un divertido recuerdo de uno de los momentos especiales que he compartido con John Grinder.

Estaba con él, tomando un café en Bilbao. Unos meses antes, mientras repasábamos las hojas de evaluación de los alumnos que habían participado en la certificación en coaching que tuvo lugar en Sitges, le comenté a John mi deseo de participar en el curso que Richard Bandler iba a impartir en Madrid. John me animó a hacerlo y, mientras tomábamos ese café en Bilbao, yo le estaba explicado mi experiencia y cómo había intentado reproducir (por cierto, sin éxito) el rápido movimiento de cejas que hacía Bandler y que yo había identificado como un patrón hipnótico que quería probar. John me miraba divertido mientras le explicaba la lucha con mis cejas, ante el espejo, intentando reproducir el frenético movimiento de Bandler y, cuando acabé, me dijo: “Con tu voz, no necesitas mover las cejas para conducir al trance pero está bien que quieras descubrir qué pasa si lo haces”.

Curiosidad de Milton Erickson

La apertura, la curiosidad y la capacidad de asumir y disfrutar del desafío son algunas de las habilidades que más he visto valorar a Grinder en los practicantes de PNL.

Yo suelo recomendar a nuestros alumnos de Practitioner en PNL que conviertan en una actitud la frase de Milton Erickson “No sé qué va a pasar y siento una gran curiosidad por descubrirlo” No podemos estar seguros de qué va a pasar cuando trabajamos con alguien ni siquiera de qué va a pasar cuando trabajamos con nuestros propios procesos porque, como decía Virgina Satir, “cada persona es un milagro irrepetible”.

El mapa no es el territorio

Como decimos los “penelistas”, una cosa es el mapa y otra el territorio. Sobre una misma realidad las personas tenemos diferentes percepciones e incluso los propios mapas pueden variar con el tiempo y los contextos.

Uno de los grandes aprendizajes del Practitioner es aprender a trabajar con esas percepciones para mejorar la vida. Algunos practicantes de PNL lo consiguen. Berta lo hizo y llevó la frase de Erickson a actitud. Un tiempo después de que hubiese acabado el Practitioner, quedé con ella para tomar un café.

Me comentó entonces una interesante experiencia que había vivido unos días antes sobre la presuposición del mapa y el territorio en PNL. Hablaba sobre los diferentes significados que podemos dar a las mismas evidencias, las diversas interpretaciones posibles sobre una misma realidad, los infinitos mapas que pueden hacerse de un mismo territorio…

Aquella mañana, mientras nos acabábamos su té y mi café, decidimos que escribiríamos este artículo. Te dejo con la experiencia de Berta.

El peón encontrado (Berta Pintre)

Por la mañana, de camino a mi nuevo trabajo, paso andando por delante de un almacén de chatarra. Se trata de un lugar donde acuden varias personas con carros de supermercado llenos de materiales metálicos que han recogido.

Una de estas mañanas pasé por la puerta del almacén, como venía haciendo, miré hacia dentro y seguí mi camino. Cerca de la puerta, en el suelo, vi un peón de ajedrez. Pasé, lo miré y seguí andando. Unos metros más hacia mi destino, paré y di la vuelta. Me acerqué al peón, me agaché, lo cogí y me lo puse en el bolsillo. ¡Era una señal!

Cuando llegué a mi lugar de trabajo, me acomodé en la silla y encendí el ordenador. Mientras arrancaban los programas, saqué el peón de mi bolsillo y lo estuve mirando.

Mapa y terrirotrio en PNL - mi mapa del mundo

Mapa 1

En ese momento se acercó un compañero y me dijo, ¡Buenos días! Buenos días, le contesté, Mira lo que me he encontrado. Le mostré el peón y lo cogió, ¡Un peón! Sí, contesté. Encogiendo los hombros le dije, No sé nada de ajedrez… pero tengo la sensación que encontrarme este peón es una señal. Él sonrió y me dijo, “Los peones son los que abren la partida”.

Mapa 2

Al mediodía, volví a sacar el peón de mi bolsillo y lo miré. También miré a mi nuevo jefe, sentado a mi lado trabajando. Le dije, Perdona, te quiero mostrar una cosa. ¡Qué!, me dijo. Mira lo que me he encontrado esta mañana, dije ofreciéndole el peón. ¿Sabes jugar al ajedrez? Me preguntó. No, no he jugado nunca, le dije. “Pues, los peones son los que se sacrifican por las piezas importantes”.

Mapa 3

Al día siguiente me aventuré a acercarme a otro compañero con quien hasta ahora solo nos habíamos saludado, y le dije, Mira que me encontré ayer, a lo que me contestó, Un peón. Entonces le pregunté, ¿A ti que te sugiere? Se lo estuvo mirando un rato, en silencio, y me preguntó, ¿Sabes jugar al ajedrez? No, le respondí. Pues deberías, es muy interesante. Después de un silencio corto me despedí de él y volví a mi sitio.

Al cabo de media hora recibí un correo electrónico con asunto Peón. Era del compañero al que de momento solo saludaba. Abrí el correo y encontré un enlace a un web. Seguí el enlace y se abrió una página que hablaba del peón pasado. Me puse a leer con curiosidad. El peón pasado es un peón que cuando pasa de la octava fila, tiene opciones de coronarse reina. Cuando acabé de leer, me recosté en la silla y eché la cabeza hacia atrás. Hice una respiración profunda y me pregunté ¿qué significa ahora para mi el peón encontrado? Y, lo que es más importante, ¿qué significado puede ser más útil para mí y para mi vida?

Ampliando mi mapa del mundo

El Practitioner en PNL me enseñó la diferencia que para la PNL hay entre el mapa y el territorio. Aprendí a ampliar mi mapa del mundo, mi percepción de las situaciones que pueda vivir y la importancia de estar abierta a múltiples significados. Cada experiencia puede ser vivida con la misma actitud con la que acogí la figura de ajedrez que vino a mi encuentro aquella mañana.

El peón que encontré me dio mucho juego para conocer a los compañeros de mi nuevo trabajo y a mi nuevo jefe.

Conocer sus mapas sobre el peón me sirvió para saber un poco más de ellos y así poder comunicarme y relacionarme mejor, sabiendo cómo era su mapa sobre el ajedrez.

Ampliando el mapa en PNL

Por otro lado, sus interpretaciones de la realidad (del territorio) fueron tres regalos magníficos.

Aquella mañana, al coger el peón del suelo yo pensé Un peón es ser uno más de tantos y eso no me hizo sentir demasiado bien. En aquel momento de mi vida, ese era mi mapa del territorio “trabajo” y eso me hacía sentir desorientada y con pocas fuerzas.

Gracias a las respuestas de mis compañeros pude ampliar mi propio mapa, acercarme más al territorio en PNL, y encontrar perspectivas mucho más útiles y positivas para seguir mi camino profesional, abriendo nuevas partidas y con la motivación de coronarme reina.

A modo de conclusión abierta (Pilar Morales)

¿Cuál es el mapa “verdadero” sobre el peón? Desde el punto de vista de la PNL, todos son verdaderos.

En una ocasión, mientras estaba en Málaga impartiendo un curso a practicantes de PNL, una persona se acercó a mí en el descanso y me comentó cómo le gustaba mi ciudad. Me dijo que muchos años atrás, cuando acabó su carrera, visitó Barcelona con la intención de explorar sus posibilidades para ejercer allí su profesión. Desistió del intento al ver la competencia que encontraría, “la cantidad y calidad” de los profesionales que allí ejercían. “Me di cuenta de que en una ciudad tan grande nadie se daría cuenta de que yo existía” me comentó.

Había regresado a casa con el sueño arrugado en el bolsillo del alma y seguía llevándolo allí después de tantos años. Mientras escuchaba esta historia, yo recordé otra que me habían explicado hacía mucho tiempo.

Era la historia de una joven estudiante de Filología, acabada de licenciar, que también eligió mi ciudad como lugar para su vida. Llegó con el título y la ilusión debajo del brazo y, después de unos meses sin encontrar el deseado trabajo, unos amigos la acompañaron a un mirador desde el que puede contemplarse una magnífica vista de Barcelona.

Mientras veía cómo la ciudad se extendía con el mar como horizonte infinito ella pensó “En una ciudad tan grande, seguro que hay un lugar para mí” Veinte años después, ejerce aquí su carrera, tiene una preciosa familia, un sueño realizado y una vida feliz.

Para la PNL el mapa no es el territorio

Desde el punto de vista de la PNL, nuestros “mapas” del mundo son mucho más responsables de cómo interpretamos la realidad y reaccionamos ante ella que la propia realidad (territorio).

Es muy posible que, conocer los mapas de sus compañeros, ayudara a Berta a comprender sus actitudes y también a mejorar su comunicación con ellos lo cual suele suponer una mejora en la relación. Por otra parte, conocer esos mapas, es también una oportunidad para Berta de ampliar su propio mapa sobre los “peones” y descubrir cuál de ellos es más útil para su vida.

Expandir nuestros mapas del mundo es la forma más efectiva que conozco de encontrar la mejor respuesta para las situaciones que se nos presentan en la vida.

El mapa no es el terrirotrio - presuposición básica en PNL

¿Cuál es, para ti, el mapa más útil del peón de Berta? Esta respuesta, que dejamos para ti, es lo que más nos interesa a todos los practicantes de PNL desde el punto de vista de la Programación Neurolingüística.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.